FRANCIA, QUINTO CONSUMIDOR MUNDIAL DE ACEITE DE OLIVA

Mercado del aceite de oliva en Francia

Francia es un pequeño productor de aceite de oliva – en términos de cantidad -, con 5.000 toneladas por término medio de aceite de oliva producido por año. Esto es, apenas, el 0,16 % de la producción mundial.

Sin embargo ¡es un gran consumidor! Francia es el cuarto mercado europeo y quinto mercado mundial para el aceite de oliva, con un consumo medio de 105.000 toneladas al año.

 

La evolución del consumo de aceite de oliva en Francia

Los países mediterráneos, dada la cultura y tradición en torno al aceite de oliva son, al mismo tiempo, los mayores productores y, también, consumidores de este producto. El mercado francés de productos alimentarios es un mercado maduro; es decir, con una oferta abundante que sobrepasa la demanda.

Según datos de ICEX, España es, con diferencia, el primer proveedor de aceite de oliva de Francia (en torno al 60 % del aceite que importa Francia proviene de nuestro país). Sin embargo, ésta no es la idea que tienen la mayoría de los franceses dado que casi todo lo que se importa desde España se comercializa con marcas de embotelladores franceses (Puget, Lesieur, etc…) o con marcas blancas de la distribución (Auchan, Carrefour, Monoprix, etc….).

En dos décadas la evolución del consumo francés de aceite de oliva ha dado un gran salto. Entre 1994 y 2004 el consumo pasó de 43.700 toneladas a 104.154 toneladas. Sin embargo, actualmente, en Francia, el aceite de oliva es aún el segundo aceite alimentario consumido, después del aceite de girasol (en gran distribución).

 

Fuente: France Agrimer

En Francia, el consumo de aceites vegetales alimentarios se caracteriza por:

  • Una regionalización relativamente fuerte, pero que tiende a difuminarse, con un consumo más importante de aceite de oliva al sur de Francia. Hay que destacar que el consumidor del norte de Francia tiene más arraigado el uso de la mantequilla.
  • Una bajada del consumo de aceites vegetales, particularmente del aceite de girasol, aunque, como ya se ha mencionado, éste sigue siendo el primer aceite vegetal alimentario consumido.

Producción de aceite de oliva en Francia

La producción oleícola en Francia se extiende a lo largo del arco mediterráneo: entre Niza y Banyuls-sur-Mer, Marsella y Nyons. Se estima un total de 5 millones de olivos en cerca de 50 000 hectáreas.

En el seno de este vergel, conviven dos tipos de explotaciones: unas más “profesionales”, censadas por el Agreste (servicio de estadística agrícola que cuenta sólo a los agricultores o asimilados) y las explotaciones oleícolas que se podría llamar de “aficionados”, que incluyen a agricultores más pequeños que no tienen esta actividad como principal.

Explotaciones agrícolas en aumento:

Entre 2000 y 2010, el número de explotaciones censadas por el Agreste aumentó más de un 32%. Desde el año 2000 y hasta el fin del plan de reactivación del sector, la olivicultura francesa experimentó numerosos cambios que incluyeron la profesionalización del conjunto del sector, especialmente la producción.

Francia es, por tanto, un destino interesante para los productores españoles que desean llevar sus productos más allá de nuestras fronteras. Su importante consumo, la cultura y cercanía son tres factores clave. La pequeña producción autóctona, también. Sin embargo, ha de considerar que es un mercado maduro, con un alto nivel de competencia, en el que, además, se importa de manera muy importante a granel para su envasado a través de embotelladores franceses y marcas blancas.

 

Fuente: ICEX: Estudio de Mercado del aceite de oliva en Francia; France Agrimer; Consejo Oleícola Internacional – COI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *